miércoles, 28 de enero de 2015

Historia Familiar y Genealogía Niños: Talleres de Verano

Hoy llevamos a cabo con mucho agrado y éxito el taller de verano para niños, contando con una muy buena asistencia. Lo realizamos desde las 10 y hasta las 13 horas, colación incluida, y los niños trabajaron con mucho entusiasmo.
La mañana es mucho mejor en verano, sobre todo en nuestro verano en el cual las temperaturas se han elevado a grados muy difíciles de soportar si no estamos dentro de una piscina. Invitar a los niños a un taller por la tarde sería algo de locos!! Y en la mañana funcionó muy bien, de acuerdo  la experiencia es un muy buen horario.
Hubo niños que por primera vez participaban de un Taller de este tipo, y también hubo otros que tenían experiencia en estas lides y guiaban a sus compañeritos.
Los padres estaban muy contentos y el tiempo pasó demasiado rápido, como suele suceder cuando estamos pasándola muy bien...Ya preguntaban al retirarse ¡¡cuando haríamos el próximo!!
¡¡Y unos se atrevieron a preguntar si mañana también tendríamos otro!!
Es increíble cómo los niños responden con tanto ánimo a este tipo de llamados, a estas actividades que durante mucho tiempo estuvo reservada sólo para los adultos de la familia, ya que la labor de buscar e investigar es algo propio de adultos...
Pero las cosas han ido cambiando y en el Centro de Historia Familiar de Chillán Ñuble, Chile,  lo sabemos. Lo venimos experimentando de hace unos años y muchísimos de los niños de aquel tiempo hoy son jóvenes y señoritas. Asi lo pudieron comprobar los niños hoy al ver las películas de aquel entonces y ver las "caras de bebés" de quienes hoy calzan zapatos con tacos y de aquellos que ya han comenzado a usar la máquina de afeitar...
Eso es lo hermoso de todo esto, los niños de ayer hoy son jovenes indexadores, han continuado su labor en Historia Familiar en otros ámbitos, pero ligados a ella desde entonces.
Y ahora hay un nuevo "semillero", pequeños que se incorporan y comienzan a dar sus primeros pasos en esta hermosa labor..
Le damos la bienvenida a todos ellos y nos alegramos de poder recibirlos.

Siempre es un agrado trabajar con los niños ya que ellos son una fuente inagotable de energía, de creatividad, de interrogantes que necesitan respuestas adecuadas, de asombro ante lo desconocido, de inspiración, pero por sobre todo, de compromiso y responsabilidad en lo que se requiere de ellos, de fe en lo que se les enseña a creer...
¡¡Ya quisiéramos muchos de nosotros la fe de los niños!!



Será hasta el próximo taller con estos chicos, y para ustedes, amables lectores, ¡¡hasta la próxima entrada!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada