viernes, 29 de agosto de 2014

"Y los Muertos Viven"

www.diasdehistoria.com.a
Generalmente no comprendemos como operan algunas situaciones, pero desde ayer por la tarde andaba con un extracto de un poema en mi mente que me recordaba a los muertos, debe ser porque habia estado pensando mucho en mi padre y mi hermano fallecidos, y evocaba tantas cosas vividas junto a ellos. Pensaba en todo los antepasados de mi padre que he podido encontrar y descubrir y en cuantas cosas tendría para contarle si viviera...  Y hoy en la mañana, me conecto a la espera de unas respuestas a ciertos mensajes enviados y me encuentro con una hermosa publicación de Yves de La Goublaye y Menorval en su muro. Bajo el título ¿Porqué la Genealogía es una ciencia? comparte un  extracto de este hermoso poema, el cual había sido publicado en el muro de Don Diego Molina de Castro, en su totalidad.
Mi primera impresión fue comentar y pedir sus permisos para ponerlo en una publicación, (más que nada por respeto a ellos quienes lo publicaron en sus perfiles) y este es el resultado.

                   Y los Muertos Viven

"Las imágenes tornasoladas de los daguerrotipos,
jugando a las escondidas tras los cristales que los protegen
apareciendo de pronto para esfumarse enseguida
en la silueta de un negativo según la incidencia de los caprichos de la luz,
han quedado helados en los salones de nuestros museos
que otrora fueron palacios.
El nombre de cada una de ellas se lee en las caratulas de los expedientes olvidados
en las entrañas de los archivos, en las lápidas de mármol del  cementerio,
lápidas que fueron inmaculadamente blancas más de cien años atrás,
y ahora se ven patinadas por los estragos de la interperie,
en libros en que los escolares aprenden a deletrear los nombres de la historia,
en placas de calles de peatones distraídos,
en las  efemérides que memoran los hitos patrios;
son guerreros y doctores, monjas y sacerdotes,
legisladores y hombres de mando
que llenan con sus largos nombres los medallones del árbol genealógico
en una cadena sometida al imperio de leyes inexplicables
que la interrumpen abruptamente en ciertas ramas
y la hacen fructificar con pasmosa fertilidad en otras.
Son los nombres históricos que sólo la genealogía - la ciencia que hace vivir a los muertos-se ha dicho, puede rescatar y hacer palpitar otra vez con su sangre,
su sonrisa, su voz y entonces los muertos viven
y los museos helados recobran la luz, el color, los sonidos,
y las cosas vuelven a tener sentido y ubicación en el espacio
para ahora y para dentro de cien años,
la espada de los guerreros, la santidad de las siervas de Dios,
la virtud impenetrable de las matronas,
la ronda de los niños en la niebla azul de los jardines"
Ricardo Goldaracena, genealogista uruguayo, tomo 2 de su Libro de los Linajes, Montevideo 1978

Espero puedan disfrutarlo y sea un aporte para todos aquellos que amamos esto que hacemos. Y un homenaje a nuestros antepasados, reconocidos publicamente o totalmente anónimos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada