viernes, 13 de septiembre de 2013

Nuevas Experiencias que nos brinda la CIG

La Conferencia Iberoamericana ha sido una gran oportunidad de aprendizaje y también una de poder conocer gente interesantísima. Los visitantes han llegado de diversos países y las culturas se han manifestado dando una variedad muy armoniosa. Los diferentes y particularaes acentos que ya se hacen familiares, los esfuerzos de los de habla portuguesa y francesa por comunicarse, la ayuda que todos tratamos de brindarnos, y los buenos momentos compartidos ha hecho que se creen lazos muy lindos.
Y que decir de los organizadores. Han pensado en todos los detalles y se nota una gran planificación detrás de todo lo que se está realizando.
Ha habido ponencias dictadas por grandes expertos, pero esto no ha sido todo. Hemos visitado y cenado en hermosos lugares, nos hemos sorprendido de ver tanta maravilla, hemos tenido acceso a ver antiquísimos documentos y hemos experimentado cansancio al final del día... Una experiencia que nos deja un dulce sabor.
Poco a poco iré compartiendo lo aprendido, por ahora quiero poner testimonios gráficos de lo que les comento..
Con Adriana Weber, de Brasil

Con Javier Tobón, de Colombia, de FamilySearch

Adriana Weber exponiendo sobre Brasil y las corrientes migratorias


Bandera de Brasil con el centro compuesto de las banderas del mundo, simbolizando lo que es hoy este país.
Noel Coleman Maxfield, Brigham Young University, El proyecto Ancestros Inmigrantes de BYU





Refrescos en el patio de la Biblioteca de Historia Familiar. 




Visita al Archivo Histórico de La Iglesia


Bóveda con documentos de paso, mantenida a baja  temperatura

Me llamó la atención que los refrescos,  que aparecían en el programa, no eran tales, sino que un suculento desayuno. Después de las ponencias nos dirigimos al patio de la Biblioteca como correspondía de acuerdo al programa . El día estaba nublado y un refresco no era algo que me animara mucho. Pero cual no sería mi sorpresa cuando al entrar vi bandejas con brownies, queques de diferentes sabores, mucha fruta, jugos, limonadas, leche... 
Lo otro fue ver en el Museo Histórico la gran cantidad de documentación que mantienen y la temperatura de la sala en la cual senti bastante frío. Nos comentaba el guía que por la noche se comprime el aire y  no queda ni una partícula de oxígeno, algo necesario para evitar incendios.
Y así, cada nuevo lugar visitado nos va entregando nuevos conocimientos.

Gracias por la paciencia para leer, mañana seguiré ....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada