miércoles, 10 de julio de 2013

Seis Argentinos en Utah

                El Pasado Familiar está en la Web
         Websites y programas para buscar y crear el árbol genealógico en pocos clics



Para un pueblo como el argentino, en el que casi todos sus integrantes tiene un abuelo o un bisabuelo inmigrantes, la búsqueda de las raíces familiares no siempre es fácil. Al tener que cruzar las fronteras para desenterrarlas, los impedimentos se multiplican. Pero con la ayuda de la computación e internet no sólo es posible conseguir información, sino también procesarla y analizarla.
De esta forma  el Diario La Nación, de Argentina,  iniciaba una nota de prensa donde destacaba la importancia que estaban tomando los sitios de internet respecto a la investigación de la historia familiar.
Los puntos relevantes eran:
  • Pasando Revista a la Web
  • Qué hacer con los Datos
  • Paso por Paso
Y luego pasaba a narrar una interesante experiencia, la cual comparto con todos ustedes.

Seis Argentinos en Utah 
Salt Lake City, Utah- No soy un fanático de la genealogía. Ni a ninguno de mis cinco compañeros del diario que compartimos esos quince días de curso de computación en Provo, lo fanatiza...
Pero los efectos de pasar unos días en este Estado suelen ser inextricables. . No se puede decir que Utah sea feo. Al contrario. Pero sus propios habitantes aseguran que "conviene comer, beber y divertirse ya que mañana puedes estar en Utah". En un lugar donde los restaurantes cierran tempranísimo, el tabaco, el alcohol y casi todo lo divertido son considerados pecado, enfrentábamos un sábado que no mostraba mucho por delante. 
Cuando llegó el fin de semana y nos preguntamos que haríamos con el tiempo libre nos miramos los seis como buscando la idea salvadora, metafóricamente hablando.
"¿Vamos al Family Search Center de los mormones, en Salt Lake?", dijo uno de nosotros. Era eso o visitar por enésima vez un shopping. Somos argentinos al fin. Los mormones, o integrantes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, por una cuestión de dogma tienen un cuidado particular en el estudio de los antepasados, y por todo el mundo han recolectado la información en registros parroquiales y oficinas de gobierno.
Los mormones creen en una fuerte unión familiar que incluso supera la barrera de la muerte. Pero para esta alianza con los seres queridos que ya no están es necesario identificarlos. Llegué con mis amigos al edificio de estilo clásico  ubicado en la Plaza del Templo, a pocos metros del lugar más sagrado para los mormones de todo el mundo, en pleno centro. Jóvenes misioneras nos reciben con una sonrisa y nos dan la bienvenida. El lugar, abierto al público en general, es gratuito y cuenta con unas doscientas PC. Lo único que hay que abonar es si uno imprime lo que obtiene en su base de datos, a cinco centavos de dólar la carilla. Aunque la forma de navegar por la base de datos es sencilla, una sister se sienta a mi lado para ayudar y solícitamente me habla del porqué del interés mormón en la genealogía...
"Nosotros recorremos todo el planeta buscando información de nuestros antepasados. Tenemos la base de datos familiar más importante del mundo. Los originales están en un refugio antiatómico en las montañas de Utah y los datos ya digitalizados son los que usted ve", dice siempre con una sonrisa a flor de labios. Agrega que parte está disponible en la Web a través de www.familysearch.org.
Escribo mi apellido y presiono enter. Al instante aparecen pantallas y más pantallas. Refino la búsqueda y la restrinjo a la Argentina. De repente, en los registros parroquiales de La Paz, Entre Ríos, veo los datos de la partida de casamiento de mi bisabuelo, José Castrillón, que vino de España. El primer Castrillón de mi familia en pisar suelo argentino se casó en la parroquia de Nuestra Señora de La Paz el 4 de octubre de 1879 con Paula Olano, mi bisabuela. En ese momento sentí que la visita a la ordenada ciudad de Salt Lake City había valido la pena." 
Argentina, Diario La Nación, Suplemento Mi PC, 11 agosto de 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada